Yo no creo en nada. Para mí la fe es algo tan odioso como lo es pecado para los creyentes. El que sabe, no puede creer. El que cree, no puede saber. El término “fe ciega” es una redundancia, pues la fe es siempre ciega.
– Ernest Bornemann

Atada nace de un concepto simple, y es la idea de que todos en algún momento nos encontramos ligados a situaciones que no deseamos, algunas de ellas peores que otras.

Como ejemplo me gustaría citar las ataduras que nos impone la sociedad en si misma y sobre todo “nuestras” creencias más arraigadas, que al final ni siquiera son nuestras, sino más bien heredadas o impuestas a tan temprana edad que las asimilamos de forma tan profunda que creemos que no existe nada más allá de los límites que nos han programado y tememos lo que hay más allá de las mismas.

Invito a todos a que se cuestionen sus propias ataduras y piensen por si mismos si eso es lo que quieren en su vida.

Hablando ahora de la estética y el contenido de las fotos, debo añadir que quería mostrar todo este concepto o idea sin caer en lo depresivo ni en otros tópicos por el estilo, por lo que decidí hacerlo de una forma elegante y sutil.