Esta serie de fotos la hicimos Francesca y yo en nuestro primer encuentro, en ella decidimos usar como único atrezzo una camisa manga larga blanca para aportar un sentimiento de cercanía e intimidad, como toda buena sesión de boudoir, para que al final la protagonista es ella misma, con su naturalidad, frescura e inocencia.