Para mi, la fotografía en blanco y negro tiene una magia y un atractivo especial, sencillamente me encanta trabajar pensando en blanco y negro, me obliga a centrarme en lo que realmente es importante en la fotografía: la luz.

Cuando decido hacer una sesión donde tengo claro de antemano que prescindiré del color como elemento visual, como esta que hice con la ayuda de Cristina como modelo, sólo me concentro en formas y volúmenes, en luces y sombras, sin tener en cuenta ningún otro factor que pueda restar atención a la imagen.

Espero que disfruten de la belleza que ofrece este formato de imagen.