Cambiando de aires, decidí aventurarme y darme un salto por la isla vecina, Tenerife, para conocer a la que sería mi próxima modelo: Giulia. Una persona que desborda alegría y jovialidad. He de decir que aunque al principio casi no coincidimos, luego todo fue a pedir de boca, tanto es así que con ella realizamos tres sesiones en diferentes ambientes. El resultado fueron una gran cantidad y variedad de fotos que poco a poco iré subiendo a la página.

La primera de las sesiones la realicé en los alrededores de Montaña Amarilla, y puedo decir que desde que vi el lugar, quedé prendado de su exhuberante belleza, es casi imposible de describir con palabras y aunque para este proyecto en particular he procesado en blanco y negro, tengo pensado publicar más adelante unas cuantas fotos a color para que puedan apreciar el colorido embriagante de este lugar.